fbpx

Olivia y Marcos aún no saben que se están enfrentando al síndrome del nido. Esperan con gran ilusión su primer bebé. El embarazo ya se encuentra en el tercer trimestre y cada día es uno más a tachar del calendario para verle la carita a la pequeña Coral. De repente una tarde mientras Olivia pasea por la casa comienza a “agobiarse” y ponerse nerviosa con lo referente al orden y la limpieza del hogar: “Este armario está muy desordenado”, “tenemos que pulir el suelo”, “faltan los últimos retoques para que la habitación esté perfecta”,…

Marcos se queda anonadado mirando a su chica no sin antes observar su tremenda barriga. ¡Pero si apenas puede moverse ligeramente!  “A estas alturas, ¿a qué se debe esa especie de hiperactividad y esa necesidad de orden y perfección?”– se pregunta.

Tranquilo Marcos, Olivia está viviendo el síndrome del nido. A lo largo de las siguientes líneas te explicamos todo con detalle.

El síndrome del nido es un fenómeno común en el tercer trimestre de embarazo
El síndrome del nido es un fenómeno común en el tercer trimestre de embarazo

¿Qué es el síndrome del nido?

Con el resultado positivo del test de embarazo comienzas a hacerte a la idea de que la vida te va a cambiar más pronto que tarde. Tienes 9 meses para asimilar el antes y el después que se producirá tras el momento del parto.

Conforme avanza el embarazo y te adentras en el desarrollo del feto en el tercer trimestre, miras a tu alrededor y te paras a observar detenidamente la que será su habitación: en esa esquina su cunita, al lado su cambiador, al fondo sus primeros conjuntos y pijamitas en ese armario tan bonito que habéis comprado. Es ahí, justo en ese instante, cuando sientes una necesidad imperiosa e irrefrenable de ponerte a ordenar, limpiar, decorar,… ¡Todo tiene que estar más que a punto para la llegada del bebé!

Esto se conoce como síndrome del nido o “instinto de anidamiento”. ¿Suena un poco a mundo animal, verdad? Y es que es una especie de instinto que las personas – al igual que las aves – tenemos ante la llegada de “nuestros polluelos”.

Ni qué decir tiene que no ocurre en todas las mujeres ni con la misma frecuencia y/o intensidad. Se da con mayor asiduidad en embarazadas primerizas (con mayor miedo en el embarazo debido al desconocimiento de las primeras veces) que atraviesan el tercer trimestre de embarazo y en mujeres con rasgos de personalidad más exigentes y perfeccionistas. Aquí puedes leer más sobre salud emocional en el embarazo.

El síndrome del nido se debe a…

“¿A qué se debe este considerable aumento de energía?” – puede que te estés preguntado.

En muchas ocasiones se relaciona el síndrome del nido con el instinto maternal. ¡Deseas cuidar y proteger a tu bebé desde incluso antes de su nacimiento! ¿Cómo no vas a querer que esté todo perfecto para su nacimiento? Te vas preparando mentalmente para lo que supone la nueva etapa que se avecina.

Por supuesto las hormonas juegan un importantísimo papel a lo largo de toda la gestación siendo la oxitocina una de las responsables encargada de la preparación de tu cuerpo influyendo en tu activación y energía.

Ansiedad y estrés en el embarazo

A lo largo de los tres trimestres de embarazo, te irás enfrentando a diferentes miedos y dudas. Dichas preocupaciones y temores irán variando conforme avances en la gestación. Además puede que día a día escuches diferentes opiniones y puntos de vista que lejos de tranquilizarte te hagan sentir más en guardia. De ahí lo recomendable de relativizar y adaptarse a las circunstancias según cómo vayan llegando.

El síndrome del nido tiene un importante componente psicológico. Y es que se puede interpretar como una manera de lidiar contra la ansiedad del parto y del posparto. Se trataría de una especie de “mecanismo de defensa” en el que se utiliza esa hiperactividad para liberarse de ese estado ansioso, como una manera de dar salida a la adrenalina acumulada en las últimas semanas.

El síndrome del nido tiene un gran componente psicológico
El síndrome del nido está relacionado con factores hormonales y psicológicos

El síndrome del nido también afecta a la pareja

En otros artículos hemos hablado de cómo afecta el embarazo en la pareja. A pesar de que tu pareja no puede sentir/vivir el embarazo desde tu perspectiva no debes olvidarte de que… ¡su mundo también está en proceso de cambio!

Por eso tu pareja también puede vivir esta especie de síndrome del nido. Pero con el punto a favor de que no necesitará descansar ni le pesará el cuerpo como a ti permitiéndole realizar todo tipo de actividades para que toooooodo esté más que perfecto para la llegada del bebé.

Si tienes el síndrome del nido…

Si has llegado hasta aquí y te has sentido reflejada en estas líneas… ¡que no cunda el pánico! El síndrome del nido no tiene nada de malo, son comportamientos de lo más normales que puede que te calmen y te aporten confianza y seguridad haciéndote sentir mejor. Aunque como siempre decimos… en el término medio está la virtud.

¿Cómo sacarle partido al síndrome del nido?

Que sí, que quieres hacer mil millones de cosas… pero, ¿por dónde empezar?

Organiza un calendario semanal y ve a tu ritmo, sin prisa pero sin pausa abarcando primero aquello que consideres más importante. Puedes aprovechar esta energía para hacer una lista con las cosas que necesitas para tu bolsa del hospital o ganar tiempo elaborando tu plan de parto. Son dos acciones que te ayudarán a sentirte más tranquila y confiada.

Además puedes probar a ponerlo todo “en orden” siempre y cuando evites cualquier exposición a algo que pueda provocarte algún daño (evita tareas que impliquen subirte a escaleras, realizar movimientos bruscos o cargar con mucho peso).

Recuerda que no debes realizar sobreesfuerzos al tiempo que es fundamental que cuides tu higiene postural. Prioriza y pide ayuda a tu pareja o a tu familia para que puedas dosificar tus fuerzas. Los agobios no son positivos, así que… ¡no te obsesiones! El momento del parto está cada vez más cerca y es importante que le des importancia al sueño en el embarazo y descanses lo suficiente llegado el gran momento.

El síndrome del nido y la energía extra del embarazo
Colocar la ropa, organizar la habitación,… son actividades que puedes realizar aprovechando la energía extra del síndrome del nido.

Algunas maneras de aprovechar esta energía extra de las últimas semanas de embarazo antes de recibir a tu bebé es ponerlo todo a punto, leyendo libros de maternidad o realizando ejercicio físico en el tercer trimestre. Este último se puede llevar a cabo hasta 5 veces a la semana. ¿Hay mejor manera de invertir esa dosis extra? Te aseguramos que no.

Con nuestras clases de preparación al parto online hemos preparado diferentes tablas para adecuarnos a ti teniendo en cuenta el ejercicio físico que realizabas antes de quedarte embarazada. Es por ello que te damos a elegir entre 2 rutinas semanales diferentes.

¿Quieres ser una SingularMom?

¿Quieres estar al día de lo que hagamos?

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos o cualquier nueva idea que se nos ocurra, déjanos tu mail y tu nombre.

Blog entrenamiento al parto y cuidado del suelo pélvico
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad