fbpx

A Claudia le diagnosticaron diabetes gestacional en la semana 27 de embarazo. Recuerda cómo se puso a llorar desconsolada tras escuchar estas dos palabras de la boca de su matrona una vez ésta verificó los resultados de las pruebas.

La dieta, el ejercicio físico y el “aparatito para medir el azúcar” se convirtieron en sus mejores amigos hasta que llegó el momento de dar a luz. Las dudas y la incertidumbre se convirtieron en protagonistas secundarias de su dulce espera. Es por ello que a lo largo de las siguientes líneas trataremos de resolver las preguntas más frecuentes relacionadas con este problema que afecta en torno al 5-15% de mujeres embarazadas. ¡Sigue leyendo!

Diabetes gestacional
Diabetes gestacional

¿Qué es la diabetes gestacional?

Como su nombre bien indica, cuando hablamos de diabetes gestacional nos referimos a un tipo de diabetes que aparece por vez primera durante la gestación. Su aparición suele producirse hacia la mitad del embarazo, es decir, durante el desarrollo del feto en el segundo trimestre.

Puede que al igual que Claudia te estés preguntando: “¿Qué implica o significa este término?¿Por qué se produce” Sencillo, significa que la glucosa sanguínea (azúcar) no está bien controlada lo cual puede afectar no solo a tu embarazo sino a la salud de tu bebé.

El embarazo supone una revolución hormonal que da lugar a un aumento de glucosa en sangre como una especie de “mecanismo de defensa” para proteger al bebé de una bajada de azúcar. La glucosa genera energía que para ser utilizada necesita de la acción de la insulina. Para contrarrestar este aumento de azúcar el páncreas genera mayor cantidad de insulina. Pero… no es suficiente y se produce la diabetes. Es decir, la diabetes gestacional se produce porque el cuerpo no puede producir la hormona de la insulina extra necesaria en el embarazo. ¿El resultado? La glucosa se acumula en la sangre.

Factores de riesgo de la diabetes gestacional

“¿Por qué no me he dado cuenta antes?” – se preguntaba Claudia. Porque… ¡la diabetes gestacional no produce síntomas claramente perceptibles! Algunos síntomas comunes de la diabetes son el aumento de la sed, el cansancio extremo o el aumento de la frecuencia de la micción. Pero… también son sensaciones habituales del embarazo.

No se conoce aún una causa excluyente que determine esta complicación en el embarazo. Sin embargo existe un mayor riesgo de que padezcas este tipo de diabetes si:

  • Tienes más de 35 años y/o antecedentes familiares de diabetes.
  • Sufres sobrepeso u obesidad y/o has aumentado excesivamente de peso durante el embarazo.
  • Padeces síndrome de ovario poliquístico.
  • En embarazos anteriores has tenido diabetes gestacional y/o has sufrido un aborto espontáneo previamente.
  • No llevas una vida demasiado activa.
Factores de riesgo de la diabetes gestacional
Factores de riesgo de la diabetes gestacional

¿Qué pruebas indican la presencia de diabetes gestacional?

Lo ideal es que si estás planeando quedarte embarazada realices una evaluación general previa con tu médico de cabecera. No obstante tranquila, tras verificar el embarazo y a lo largo de los tres trimestres se irán realizando diferentes pruebas y chequeos para garantizar que todo va según lo previsto.

Existen dos pruebas que analizan los niveles de glucosa en la sangre e indican la presencia o ausencia de diabetes gestacional:

  • Prueba de O’Sullivan: Se pone en práctica en torno a las semanas 24-28 de embarazo aprovechando el análisis de embarazo del segundo trimestre. Al contrario que la prueba anterior no requiere estar en ayunas y se realiza en dos pasos. Se administran 50g de glucosa por vía oral a través de un jarabe muy dulce. Se realiza un análisis de sangre una hora después de ingerirlo. Si el resultado es mayor de 140mg/dL se insta a tomar 100 gramos de glucosa para realizar otro análisis 3 horas más tarde. Se establece un diagnóstico de diabetes gestacional si el resultado es superior a 140mg/dL.
  • Prueba de tolerancia oral a la glucosa (curva de la glucosa): Se analiza una muestra de sangre en ayunas de al menos 8 horas. Tras ello se administran 75g de glucosa en un solo paso. Se vuelven a hacer análisis de sangre a la hora y a las dos horas.

Es recomendable llevar a cabo una prueba de búsqueda de diabetes entre las semanas 6-12 del posparto para descartar una sobrecarga de glucosa y evitar así posibles complicaciones.

Posibles complicaciones de la diabetes gestacional

La diabetes gestacional puede provocar complicaciones como:

  • Aumento de la probabilidad de parto por cesárea;
  • Presión arterial alta y preeclampsia.
  • Aunque suele volver a la normalidad tras el parto hay un aumento de la posibilidad de sufrir diabetes mellitus tipo 2 a lo largo de la vida.

Al sufrir diabetes gestacional tu bebé presenta un riesgo mayor a tener sobrepeso al nacer. Este aumento de peso puede provocar complicaciones como las siguientes:

  • Dificultades en el momento del parto;
  • Mayor riesgo de tener un niño prematuro;
  • Más probabilidad de desarrollar obesidad y/o alteraciones del metabolismo de los carbohidratos.
  • Aumento de la posibilidad de sufrir diabetes tipo 2 a lo largo de la vida.
síntomas de la diabetes gestacional
síntomas de la diabetes gestacional

Tratamiento y control de la diabetes gestacional

“Mejor prevenir que curar”– dicen. De ahí que lo más recomendable sea llevar una vida que se caracterice por la mayor cantidad de hábitos saludables posibles no solo durante el embarazo sino antes del mismo.

No obstante una correcta nutrición en el embarazo, la práctica regular de ejercicio físico y un control del peso suelen ser suficientes para mantener bajo control la diabetes gestacional. Además de las inyecciones de insulina en determinados casos.

Lleva un control

Si como a Claudia te han diagnosticado diabetes gestacional tú misma debes medir tus niveles de azúcar en sangre varias veces al día. Recuerda que la concentración óptima de glucosa debe mantenerse en unos rangos dentro de la normalidad, es decir, menos de 95 mg/dL antes de las comidas y menos de 120 mg/dL tras las ingestas. En los casos en que la glucosa se encuentra demasiado alta será necesario el empleo de insulina con dosis que se irán reajustando en función de tus necesidades en cada consulta.

Alimentación

Consume alimentos de todos los grupos pero sobre todo aquellos ricos en fibra priorizando la alimentación variada basada en frutas, verduras y cereales integrales. Sigue una dieta baja en azúcares simples y ten en cuenta el aporte calórico que requieres según tus necesidades. Intenta comer alimentos con bajo contenido en grasas para evitar una ganancia exagerada de peso y recuerda que en el embarazo… ¡no hay que comer por dos! Ni qué decir tiene que debes consultar todo esto con tu ginecólogo y/o matrona.

Ejercicio físico

La práctica de ejercicio físico moderado es vital antes, durante y después del embarazo, durante el posparto y la lactancia. No obstante recuerda que no se puede/debe realizar los mismos ejercicios con la misma intensidad y frecuencia en cada momento. Por ello debes estar informada sobre el ejercicio físico en el primer trimestre, ejercicio físico en el segundo trimestre y ejercicio físico en el tercer trimestre.

Lo más recomendable es que prestes atención a aquellos factores que estén en tu mano y lleves a cabo un entrenamiento personalizado e individualizado como el que realizamos en nuestro curso de preparación al parto online.

Nuestro objetivo es que vivas de manera plena tu embarazo al tiempo que previenes cualquier complicación o secuela.

¿Quieres estar al día de lo que hagamos?

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos o cualquier nueva idea que se nos ocurra, déjanos tu mail y tu nombre.

Blog entrenamiento al parto y cuidado del suelo pélvico
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad