fbpx

¿Has escuchado alguna vez hablar de la depresión posparto? Después de estos nueve meses de intensidad extrema, de ambivalencia emocional, de montaña rusa sentimental… PUM! De la noche a la mañana te miras en el espejo y ya no abrazas tu barriga. Ahora la foto ha cambiado. Es diferente.  El reflejo del espejo muestra tu imagen sosteniendo a tu bebé entre tus brazos. ¡Cuánto ansiabas este momento! Este instante tan dulce, tan mágico, tan especial.

Pero por un momento te paras a pensar y notas que en lo más profundo de tu interior existe algo de tristeza. “¿Tristeza? ¿En este momento tan maravilloso? ¡No debo sentirme así! ¡Si se supone que esto es lo más maravilloso del mundo y lo mejor que me va a pasar en la vida!” Además sientes un ápice de culpabilidad al ser consciente de estos sentimientos negativos. “¿Qué me ocurre? ¿Entra dentro de la normalidad sentirme triste después de dar a luz?” Sigue leyendo, vamos a darte las respuestas a tus preguntas.

El bajo estado de ánimo tras dar a luz
Llamamos depresión posparto al bajo estado de ánimo que se produce de forma más grave y durante un mayor periodo de tiempo tras el nacimiento del bebé

Montaña rusa emocional tras el parto

Seguro que has leído y escuchado mil historias sobre la alegría, ilusión y entusiasmo de la maternidad. Y en efecto, todo lo que conoces sobre ello es totalmente cierto. Pero como muy bien dice el refrán “no es oro todo lo que reluce”.

Tras el parto se desencadenan miles de emociones que albergan desde la más absoluta felicidad hasta el más intenso miedo y melancolía sobre todo en mamás primerizas. De hecho esa melancolía es más común de lo que puedas llegar a pensar produciéndose durante los primeros días tras el nacimiento de tu bebé y albergando un par de semanas.  Aquí puedes leer más sobre el miedo en el embarazo.

Cuando ese bajo estado de ánimo se produce de manera más grave y durante un mayor periodo de tiempo hablamos de depresión perinatal que incluye la que comienza durante el embarazo (depresión prenatal) o tras el parto (depresión posparto).

Síntomas de la depresión posparto

Como todo en esta vida los signos que indican la existencia de una probable depresión posparto varían tanto en frecuencia como en intensidad de una persona a otra. Pueden surgir a partir del primer mes o a lo largo del primer año.

Los más frecuentes son: continuos cambios de humor, irritabilidad intensa, excesiva tristeza y desesperanza, apatía, culpabilidad, necesidad de aislamiento, ansiedad, alteraciones en el apetito y/o en el sueño (tanto por defecto como por exceso), fatiga, molestias o dolores…

Algunos síntomas del posparto son: cambios de humor, tristeza y desesperanza, apatía, culpabilidad, necesidad de aislamiento, ansiedad, alteraciones en el apetito, etc
Los síntomas y signos del posparto varían tanto en frecuencia como en intensidad de una mujer a otra

¿Es lo mismo tristeza posparto que depresión posparto?

Rotundamente… NO. Los sentimientos que mencionábamos en el apartado anterior son comunes sobre todo durante las primeras dos semanas tras el parto, desapareciendo sin necesidad de tratamiento. Estos cambios leves en el estado de ánimo se conocen como “baby blues” o “maternity blues” y entran dentro de la más absoluta normalidad.

¿Cómo no sentirse cansada tras este tremendo cambio vital? ¡Hasta un 80% de mujeres sufren este fenómeno! En este caso tranquila, es algo pasajero que pasará cuando menos lo esperes.

Sin embargo cuando estos síntomas se postergan en el tiempo (durante un mes o más tras dar a luz), aumentan en intensidad e incluso llegan a interferir en las actividades de la vida diaria hablamos de depresión posparto. Se trata de sentimientos extremos e incapacitantes que sufren en torno a un 15% de mujeres y que pueden llegar a afectar al propio autocuidado e incluso al cuidado del bebé.

¿Cómo afecta la depresión posparto a la pareja?

Si has leído artículos anteriores ya sabes cómo afecta el embarazo a tu pareja. Pero… ¿también puede sufrir depresión posparto? La respuesta es afirmativa, siendo más probable en aquellos padres primerizos, jóvenes y con antecedentes de depresión.

Tu pareja también puede verse desbordada, desorientada y con mil millones de dudas ante su cambio de rol. De ahí que ambos debáis ser pacientes y actuéis como equipo basando vuestra relación en pilares básicos como la comunicación, el apoyo y el cariño. Aquí puedes leer más sobre salud sexual y sexualidad en el embarazo.

Depresión posparto en la pareja
La depresión posparto también puede ser sufrida por tu pareja. La comprensión y el cariño en estos momentos es fundamental para ambas partes

Causas de la depresión posparto

La depresión posnatal puede afectar a cualquier madre con independencia de su edad, cultura o raza. A pesar de que no se conoce con exactitud cuál es la causa de la depresión posparto, existen múltiples factores a tener en cuenta.

Cambios físicos

En el posparto puede que te sientas menos atractiva debido a la ganancia de peso y sobre todo a los infinitos cambios físicos del embarazo. Puede que donde antes sentías vida creciendo, ahora veas estrías y algún kilito de más. ¡Y puede que encima te sientas culpable por tener estos pensamientos! Tranquila, no eres la única que ha querido recuperar su figura tras el embarazo. Date tiempo.

Cambios hormonales

Durante el embarazo se produjo el ascenso de hormonas como la progesterona, la serotonina, la prolactina y los estrógenos. Tras el parto se produce su descenso de manera súbita lo cual puede hacer que te sientas más cansada y desanimada hasta que se vuelvan a estabilizar. Aquí puedes leer más sobre el dolor en el parto.

Cambios ambientales, psicosociales y emocionales

El estar 24 horas los 7 días de semana pendiente de tu bebé es algo estresante que interfiere en tu sueño y descanso ya que supone un aumento en tus exigencias diarias. ¿Y cómo nos sentimos cuando no descansamos de la manera correcta? El agotamiento, la falta de tiempo, las preocupaciones por la crianza del bebé… alteran sobremanera tu bienestar.

A todo ello se suma la asimilación del rol de mamá que puede provocar cambios en las relaciones sociales y laborales. Y por supuesto los “mitos sobre la maternidad” a los que te enfrentas cuando descubres que en muchas ocasiones entre las expectativas y la realidad hay una gran distancia.

Otros factores de riesgo

El haber sufrido una depresión previa o contar con antecedentes familiares de depresión, los embarazos no deseados, los acontecimientos vitales estresantes durante el embarazo, los rasgos de personalidad extremos o la falta de apoyo son factores a tener en cuenta como desencadenantes de la depresión posparto.

¿A qué se debe la depresión posparto?
En la depresión posparto influyen factores fisiológicos, psicológicos, emocionales y hormonales

¿Qué hacer si te sientes así?

Si has llegado hasta aquí y te has sentido reflejada en estas líneas, por favor, no lo dejes pasar. Prestar atención a tu salud emocional en el embarazo es tan importante como paliar el dolor físico. Habla con tu matrona o la pediatra de tu bebé sobre cómo te sientes para que ellos puedan brindarte la ayuda necesaria en estos momentos.

La psicoterapia, más en concreto la terapia cognitivo conductual, puede enseñarte a pensar y utilizar patrones de pensamiento correctos al tiempo que te ayuda a gestionar tus emociones y sentimientos.

Apóyate en tu pareja, familia y amigos para ayudarte a sortear las piedras del camino. Hablar sobre cómo te sientes y solicitar ayuda tanto en el cuidado del bebé como en las tareas diarias hará que puedas descansar y sacar algo de tiempo para cuidar de ti. Realiza ejercicio físico, cuida tu nutrición en el embarazo y tras el parto y ten paciencia. Recuerda que no estás sola.

¡Desde SingularMom queremos ayudarte! El camino hacia la maternidad y la maternidad en sí misma es una experiencia fabulosa a la par que complicada que requiere de información y desmitificación para saber gestionar este importante cambio vital.

Somos un equipo multidisciplinar cuyo principal objetivo es acompañarte durante el embarazo, parto, posparto y crianza de tu bebé resolviendo todas tus dudas y preguntas. ¡Bienvenida a la familia!

¿Quieres estar al día de lo que hagamos?

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos o cualquier nueva idea que se nos ocurra, déjanos tu mail y tu nombre.

Blog entrenamiento al parto y cuidado del suelo pélvico
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad