fbpx

Pongámonos en situación. Tú, embarazadísima de más de 38 semanas. Con una barriga cuyas dimensiones ya han sobrepasado los límites de tu imaginación. Mil y una noches sin dormir, sofocos, pesadez, nervios, incertidumbre y muchísima incomodidad. Lo peor es que no tienes ni idea de cuándo será el momento concreto en el que conoceréis al bebé. ¿Habrá algo que realmente esté en tu mano para aligerar el proceso? ¡Has escuchado testimonios de algunas mujeres que han sobrepasado las 40 semanas de embarazo! Todo ello hace que comiences a preguntarte  y cuestionarte cómo estimular el parto.

Sigue leyendo. A lo largo de las siguientes líneas tratamos de resolver todas las preguntas que te estás haciendo en estos momentos. ¡Déjanos un comentario abajo si hay algo en lo que podamos ayudarte!

¿Se puede estimular el parto?
Cómo estimular el parto: Trucos para hacerlo desde la comodidad del hogar

La estimulación del parto

Cuando te hiciste el test de embarazo calculaste tu FPP (fecha prevista de parto) considerando las 40 semanas de embarazo como tiempo final. Sin embargo es un dato que no se puede conocer con total seguridad.

La Asociación El Parto Es Nuestro afirma que “la mayoría de los bebés vienen al mundo entre las semanas 38 y 42”. En la semana número 38 el embarazo se considera “a término”, tu bebé ya está formado y maduro, listo para nacer. Sin embargo, el parto se puede producir más tarde.

Si pasadas las 40 semanas tu bebé aún está “a gustito” en tu barriga puede que escuches hablar de “inducción del parto”. No obstante, debes saber que el parto no se provoca si no existen complicaciones y por lo menos hasta encontrarte en la semana 41-42. En cualquier caso, nada mejor que dejar que la naturaleza siga su curso ya que como dice María, nuestra fisioterapeuta: “Tu bebé está preparado para nacer y tu cuerpo está preparado para parir”.

Cuándo no se debe estimular el parto

Antes de seguir leyendo debes tener muy, pero que muy claro que no debes llevar a cabo estas prácticas en caso de existir dolor abdominal, contracciones muy dolorosas, mareos, sangrado vaginal, dificultades en la respiración, pérdida de líquido amniótico o debilidad muscular.

Además hay que tener en cuenta que NO es lo mismo la “estimulación del parto” que la “inducción del parto”. Esta última se realiza por orden médica para evitar riesgos mayores tras un control exhaustivo. Algunos de los casos en que se realiza la inducción del parto son:

  • Cuando se ha roto aguas sin tener contracciones.
  • Si han pasado más de 42 semanas de gestación.
  • Si existen factores de riesgo como diabetes gestacional o hipertensión.
  • Cuando se dan problemas en la placenta.
Casos en los que se debe practicar la inducción del parto
La inducción del parto se realiza por orden médica para evitar riesgos mayores tras un control exhaustivo

¿Cómo estimular el parto? Técnicas que pueden ayudarte

Con el desarrollo del feto en el tercer trimestre has llegado a la última etapa, a la recta final. Estás de más de 38 semanas y te encuentras pesadísima, ansiosa e increíblemente incómoda. Te ves enorme, te duele muchísimo todo el cuerpo, pero sobre todo los pies y la espalda. Ya no te queda energía prácticamente para nada. ¡Qué difícil se están haciendo estas semanas de última espera!

Que sí, que lo mejor es que la naturaleza actúe, pero… ¿cómo estimular el parto? ¿Cómo favorecer que llegue ya el  momento? ¿Hay algo que esté en tu mano para echarle una manita a la naturaleza?

El amor siempre es la solución

No, no… ¡no es un tópico! La sexualidad en el embarazo influye de manera más que positiva a lo largo de los 9 meses de gestación y por supuesto, en el momento del parto. “¿Cuál es el motivo?”- te estarás preguntando. O mejor dicho… ¡LOS motivos! Son los siguientes:

  • Se estimula el cuello del útero facilitando la dilatación del parto.
  • Ayuda al aumento de los niveles de oxitocina.
  • Las cantidades de prostaglandinas contenidas en el líquido seminal favorecen las contracciones.

Ahora me dirás que con el tamaño de tu barriga y demás en estas últimas semanas mantener algunas posturas te resulta algo incómodo. Es totalmente normal. Por eso no debes olvidar que siempre puedes recurrir a la estimulación de zonas erógenas y/o a los juegos eróticos. ¿Sabías que antiguamente en los hospitales se trataba de estimular los pezones para ayudar a facilitar el parto? ¡Aplícate el cuento!

Por supuesto ni qué decir tiene que cuides tu salud sexual al tiempo que sigues en todo momento las recomendaciones de tu ginecólogo y/o matrona.

Relájate y disfruta

Ya sabes cómo influye la salud emocional en el embarazo, ¿no? Es muy normal que llegados a este punto estés algo más nerviosa y ansiosa. No obstante, caaaaaalma. Este estado de tensión solo aumenta tu adrenalina y retrasa el momento del parto.

Regálate un momento de autocuidados: llena la bañera de agua calentita, escucha de fondo esa playlist que hace que tu mente fluya, una varita de incienso,… Aprovéchate de los beneficios de la estimulación sensorial prenatal y cuida de tu bebé mientras cuidas de ti misma.

Intenta disfrutar de este precioso e inolvidable momento sin obsesiones ni restricciones. No obstante, también es importante que tengas a mano tu plan de parto pero que al mismo tiempo seas flexible y te dejes ayudar por los profesionales que te atiendan.

Los remedios “de la abuela”

¡No podíamos dejar de comentar algunas habladurías que seguro que has escuchado y que (sintiéndolo mucho) no tienen ninguna validez científica! No te dejes llevar por todo lo que lees o lo que te cuentan porque… no todo vale.

Sí, lo sentimos pero… ni el cambio de ciclo lunar, ni las comidas picantes, ni la acupuntura tienen ninguna evidencia científica y contrastada. Quizás creas que te ayudan por el efecto placebo que ello conlleva.

Todo lo que puedes hacer es cuidarte, comer bien, mantenerte hidratada y disfrutar de este maravilloso instante.

¿Cómo estimular el parto?
El amor ayuda a favorecer la estimulación e inducción del parto

Ejercicio físico para estimular el parto

Ay! ¡el ejercicio físico durante el tercer trimestre de embarazo! Esa opción tan eficaz y efectiva para todo. Mención especial debemos hacerle a nuestro gran aliado en la estimulación del parto. Cualquier actividad que nos impida llevar una vida sedentaria nos ayudará y aportará múltiples beneficios: dar paseos o caminatas, bailar a un ritmo suave, realizar las tareas de casa,  bajar escaleras (mejor que subirlas), yoga y/o pilates para embarazadas, y, por supuesto, tienes nuestro curso de preparación al parto, en el que hemos diseñado nuestro propio método y donde encontrarás todo tipo de técnicas y ejercicios para cada momento del parto, incluidas esas últimas semanas.

Eso sí, queremos resaltar lo importante que es realizarlo todo sin hacer grandes esfuerzos para no producir el efecto contrario y evitar del mismo modo lesiones y agotamiento innecesarios.

Ejercicio físico con pelota suiza

¿Cómo? ¿Qué aún no conoces los beneficios de la pelota suiza y cómo ayuda a estimular el parto? La pelota suiza, o “fitball”, ayuda a tonificar el suelo pélvico, estimula la circulación y refuerza la capacidad respiratoria. Te recomendamos que pruebes con los siguientes ejercicios:

  • Siéntate en el suelo con las piernas dobladas (modo “india”) y apoya tu espalda en la pelota.
  • Siéntate encima de la pelota con las piernas abiertas y la espalda recta. Mueve la pelvis hacia delante y hacia atrás.
  • Siéntate de rodillas en el suelo con las piernas separadas. Coloca los brazos sobre la pelota y apóyate en ella.
  • Ponte de cuclillas con las manos apoyadas en la pelota.

Estos simples actos no solo te ayudarán a relajarte sino que además harán que lleves de mejor manera el dolor del parto facilitando la apertura de la pelvis y haciendo que el bebé se vaya posicionando.

La importancia de las clases de preparación al parto

Los ejercicios de tonificación y contracción del suelo pélvico harán que vivas un parto seguro evitando desgarros y episiotomías.

Con las clases de preparación al parto podrás aprender ejercicios adaptados a los tres trimestres de embarazo siendo en este último momento actividades de bajo impacto que ayudarán a tu bebé a colocarse en el canal de parto poniéndotelo un poquito más fácil.

Colocar los pies en paralelo para que haya más espacio en la zona lumbar, mantener la alineación de las caderas con los tobillos con el objetivo de evitar una mala postura o acostarte de espaldas con los pies apoyados en el suelo y las rodillas dobladas para ayudar a separar los huesos de la pelvis. Estos son solo algunos ejemplos de ejercicios que nos encantaría enseñarte con nuestras clases y que pueden ayudarte a saber cómo estimular el parto.

 

Con nuestro equipo multidisciplinar queremos acompañarte, queremos arroparte, queremos sostenerte en el sentido más amplio de la palabra. Podrás realizar todas tus consultas a nuestra fisioterapeuta, a nuestra matrona y a nuestra psicóloga. Ellas te contestará y ayudarán con la mayor brevedad posible. Disfruta de tu embarazo siempre bajo una supervisión profesional y una comunicación personal, directa y cercana.

¿Quieres estar al día de lo que hagamos?

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos o cualquier nueva idea que se nos ocurra, déjanos tu mail y tu nombre.

Blog entrenamiento al parto y cuidado del suelo pélvico
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad